Monopoly, el clásico juego de mesa que ha roto amistades y hasta familias, hace equipo con ‘Breaking Bad’, una de las mejores series de todos los tiempos, y lanza una versión ambientada en el universo de Heisenberg, Jesse Pinkman y Saul Goodman, para hacer más llevera la cuarentena.

El Monopoly de ‘Breaking Bad’ sigue la esencia del juego de mesa, pero cambia aspectos clave para que los jugadores puedan sentirse como todos unos cocineros de metanfetaminas. Por ejemplo, las fichas para cada jugador son elementos clave de la serie, como el sombrero de Heisenberg, la campana de El Tío Salamanca, una máscara de gas y hasta el camión que se convirtió en el primer laboratorio de meth.

En esta versión especial de Monopoly la meta no es comprar terrenos y construir hoteles sino crear tu propio imperio de metanfetaminas, con la compra de locaciones características de la serie (¡puedes comprar ‘Los Pollos Hermanos’!) y construcción de laboratorios de producción de drogas. Otros aspectos como las cartas y el dinero también han sido modificados para entrar en el contexto de la serie de Vince Gilligan.